La dignidad no tiene fronteras: posicionamiento de personas migrantes y familias organizadas en México y Estados Unidos

 

Febrero del 2017

A las personas migrantes mexicanas;
Al Pueblo de México;
A los gobiernos de nuestro país y del mundo;

Las personas migrantes vivimos momentos de duda e incertidumbre que, desde el primer día de la presidencia de Donald Trump, afecta negativamente la estabilidad de nuestras familias, frente a lo que ha resultado urgente construir redes de apoyo para proteger nuestras comunidades y resistir las agresiones del nuevo gobierno.

Frente al nuevo escenario de hostigamiento y violencia contra nuestras comunidades, exigimos al Gobierno de México proteja y apoye nuestra seguridad, nuestros trabajos y nuestras familias. Por décadas, han vivido de nuestras remesas y hoy demandamos su acción.  Desde los gobiernos municipales hasta el Ejecutivo deben responder a esta emergencia con empleos, seguridad, educación y salud para nuestras familias, que por décadas lo han demandado, y para aquellos de nosotros que volvamos.

Hacemos un llamado de atención a las autoridades y líderes en Estados Unidos a ser enérgicos en proteger y defender a nuestra comunidad que se encuentra en un estado de miedo colectivo por las ultimas acciones del Departamento de ICE. Debemos usar todos nuestros esfuerzos para frenar las políticas y acciones anti-inmigrantes de esta administración.

A nuestros hermanos y hermanas en nuestras comunidades de origen, los convocamos a reflexionar y reconocer que la situación en México y Estados Unidos es producto también de décadas de engaños por parte de partidos y candidatos en ambos lados de la frontera, que utilizan nuestras necesidades y demandas para subir al poder y luego ir en contra de nosotros y nosotras mismas. Hoy no podemos caer más en el miedo al gobierno de cualquier país. Es urgente despertar nuestras conciencias y trabajar para terminar engaños y abusos de poder.

Convocamos al pueblo de México a demandar juntos que el Gobierno Mexicano se ponga a trabajar atendiendo las demandas de justicia de nuestras familias y comunidades. El Gobierno debe empezar ahí, donde está el origen de la migración forzada.

Y del mismo modo, nuestras autoridades deben trabajar con países aliados y las Naciones Unidas, para asegurar acuerdos internacionales que detengan las legislaciones anti inmigrantes y aseguren la vigencia de los Derechos Humanos, sobre todo en un país, como Estados Unidos, que no los reconoce.

Por nuestra parte, Las familias migrantes en México exigimos al gobierno mexicano tomar las medidas necesarias para generar las oportunidades de empleo para todos aquellos que retornen, y en general para cumplir las promesas que en los últimos días han hecho. También, creemos que es tiempo de una reforma política que reduzca y castigue a los partidos políticos que por décadas nos han divido como personas, y que hoy impiden la unidad nacional.

Ya es tiempo que el Gobierno se quite el miedo y detenga la venta de nuestro último gran recurso: ladignidad de los mexicanos.

Criticamos cambios en la Secretaría de Relaciones Exteriores, y en general en la Administración Federal que se alejen de la protección a los migrantes y se entreguen a las demandas del vecino del Norte.

Urgimos al canciller Luis Videgaray a representar las voces de los Mexicanos y no ponderar  sus deseos de amistad con la nueva administración en la Casa Blanca. Los mexicanos hemos mostrado nuestro poder político frente al racismo de Donald Trump.

Llamamos al pueblo de México a ocuparnos en la organización y mirar hacia nuestras comunidades en nuestro país y en el exterior. Presionemos desde nuestros lugares a las autoridades estadounidenses organizando boicots de productos de origen norteamericano y fortaleciendo la autogestión y la producción local.

Construyamos redes de apoyo entre comunidades que nos permitan trabajar hombro con hombro, hasta conseguir la renuncia de las autoridades que no estén a la altura de las circunstancias y avanzar hacia un futuro de justicia e igualdad transnacional.

Porque la dignidad no tiene fronteras, impidamos que el odio avance en el Norte, que los malos gobiernos en México nos engañen en la crisis, y avancemos a la justicia y la igualdad con lo mejor de nuestros pueblos: nuestra dignidad y fuerza para crecer en la adversidad.

Firmamos las personas migrantes mexicanas organizadas en los comités trasnacionales: Ñani Migrante y Enlace Teopantlán, así como familiares en México, organizados en los 5 comités regionales que conforman la Asamblea Popular de Familias Migrantes; la Red de Pueblos Trasnacionales; el Instituto de Investigación y Práctica Social y Cultural; DRM Action Coalition, el Centro de Trabajadores “La Colmena”, reunidos el pasado 11 de Febrero en las ciudades de México, Nueva York y Chicago para analizar la coyuntura actual.